Modelos de Contenido y Modelos de Proceso: Parte 3

Uno de los usos más frecuentes de los modelos de contenido es como un listado de categorías diagnósticas. Este tipo de uso varia desde la clásica lista de comprobación o “check list” hasta en los listados de categorías de comportamiento que se encuentran en las prescripciones de “competencias”.

Otro de los usos de los modelos de contenido, como hemos visto anteriormente, es el de proporcionar un sentido de drama, romanticismo, juego, seriedad o incluso emoción a algo que puede parecer árido o poco interesante por sus propios méritos ( es decir, hacerlo más “sexy”).

Eso es comprensible y común, incluso a nivel personal. Los que trabajamos en terapia u otro tipo de intervención de ayuda individual, sabemos de sobra la dificultad de muchas personas tienen para tener o, más bien, para presentarse como teniendo dificultades o problemas serios o graves pero no dramáticos. Parece que una dificultad se hace doblemente difícil si encima es gris. ¿Con más color se lleva mejor? Quizás. ¿Se resuelve mejor? Probablemente no.

El problema viene cuando el colorido, lo “sexy” del modelo distrae de lo que, de hecho, está ocurriendo.

Un ejemplo de los dos usos que hemos mencionado nos lo proporcionan los “tests” de las revistas de todo tipo. La finalidad de estos tests es, normalmente “comprobar” en cual de una serie de categorías más o menos bien descritas encaja el lector. La opción de no encajar en ninguna de ellas no existe como tampoco existe la opción de cuestionar la propia descripción propuesta en cada categoría. Por otra parte, las propias opciones suelen ser de por sí algo interesantes al menos para el grupo objetivo de la revista en cuestión. Los otros muchos aspectos muy cuestionables de este tipo de test no nos incumben aquí.

Ejemplos de modelos de uso frecuente de este tipo incluyen - la selección es casi aleatoria y podría ser mucho más larga.

El MBTI (Myers Briggs type indicator)
El FIRO B
El Modelo Belbin de equipos
El Modelo EFQM (European Foundation for Quality Management)
El Eneagrama
El modelo freudiano de id ego y super ego
Padre-adulto-niño (de analisis transaccional)
Los guiones (de análisis transaccional)
La astrología
El DSM 4

Interesantemente, el uso que muchas personas hacen de distinciones de proceso los convierte también en modelos de contenido. Un ejemplo de esto es el uso “diagnóstico” que muchas personas hacen de las distinciones “visual-auditivo-kinestésico (cinestésico si se prefiere)” al intentar identificar a las personas como visuales, auditivas o kinestésicas.

Se puede hacer lo mismo con los modelos DBM de modo que no todo está en el modelo sino también en el uso que hacemos de él.

Quiero enfatizar que no hay nada intrísicamente malo ni bueno en un tipo de modelo u otro. Lo que es importante es ser consciente de que tipo de modelo estamos usando y el tipo de beneficio o limitación que puede suponer usar una descripción que transcribe más o menos y cuya prescripción es, por tanto, más o menos resctrictivo.

Gracias por tu atención.

3 comentarios

Alejandro dijo...

Hola

Ha sido de lo más estimulante leer estas tres entradas. Me estaba acordando de los ejercicios en la pasada semana del Systemic, en el que tratábamos de emplear modelos sin explicitarlos, para describir mejor la experiencia de la persona con la que estábamos trabajando. Ser más conscientes de cómo usamos estos modelos creo que es fundamental, y la verdad es que nada fácil, sobre todo si quieres seguir procesos.

Lo que me estaba preguntando con estas distinciones de DESCRIBIR, TRANSCRIBIR Y PRESCRIBIR es por qué no están incluidas en el modelado fractal de Pensar.

¿Son demasiado generales? ¿tienen que ver con el nivel de procesar? ¿está describir en el nivel de identificar? ¿está transcribir en el nivel de procesar? ¿está prescribir en el nivel de operacionalizar?

Bueno, es lo que estaba pensando mientras leía esto. Por cierto muy aplicable para mi asignatura de Dificultades de Aprendizaje, tan repleta de descripciones poco útiles como disléxico.

Un saludo

Alejandro

maxi csp dijo...

Hola Tim:
Agradezco la posibilidad que me das a partir de este blog de mantener "activa y conscientemente" activos algunos modelos.
En mi trabajo de conultoria en aspectos de patología y producción porcina, una aproximación lo mas certera posible a lo que de hecho está sucediendo facilitara las cosas para intervenciones eficientes.
En este sentido el modelo me resulta útil a la hora de seguir los procesos; así en el caso de patología, la descripción abarcaría la sintomatología y recogida de información a partir de la cual transcribiriamos una hipotesis de lo que está pasando o diagnostico para dar una prescrición en forma de tratamiento farmacológico o como recomendaciones prara mejorar el estado de los animales.
A veces la tendencia es a utilizar el modelo de forma prescriptiva pues en un mundo competitivo las soluciones rapidas son necesarias, pero otras veces sólo facilitan una "ilusión de saber" y la sensación de seguridad que esto conlleva.
Para evitar esta "trampa" me resullta útil volver a las bases de la investigación de la D.B.M. a traves de verificar y falsar especialmente en la fase descriptiva del proceso ( lo de "allendear" confieso que me cuesta algo mas.
Pues eso Tim, que espero nuevas aportaciones tuyas que seguro me estimularan. Animo y un saludo.

Maxi csp

Tim Ingarfield dijo...

Gracias Alejandro y Maxi. Espero que estemos a la altura de las expectativas. Grandes robles crecen de diminutas bellotas - a veces por lo menos.

Tim

Con la tecnología de Blogger.