¿Hipnosis y Meditación en la Empresa?

Según nuestra misión, (y también según nosotros) SCT Systemic como empresa está “comprometida con proporcionar las herramientas más útiles posibles” a sus clientes. Ahora ofrece un taller de hipnosis y meditación. ¿Es un ejemplo de una herramienta de lo “más útil posible”? Si es así ¿cómo? ¿Qué aplicaciones pueden tener la hipnosis y meditación a nivel de empresa?

Los dos procesos, la historia y la prensa


La hipnosis es la utilización sistemática del inconsciente y de procesos inconscientes. La diferencia principal entre esto y lo que la mayoría de las personas hacen está en la palabra esa - “sistemática”. Mediante la hipnosis es más fácil activar los procesos inconscientes haciendo uso activo de las capacidades creativas y de percibir y hacer patrones del hemisferio no dominante Todo el mundo tiene una mente inconsciente, no todo el mundo lo aprovecha.
Ha sido necesario el paso de mucho tiempo para que la hipnosis se tome en serio en el mundo de la salud – y aún así hay mucha superstición y reticencia en torno a ella – para que se tome igualmente en serio en un mundo tan conservador como es el mundo de la empresa hará falta posiblemente mucho más.
Esta lamentable situación no se ve precisamente ayudado por la imagen que se presenta de la hipnosis en los medios de comunicación. Esto suele incluir alguna noción de “poder” sobre los demás y alguna asociación mágica o esotérica.
La Meditación es el cultivo sistemático de de estados mentales que proporcionan recursos: se medita para transformarse y para trasformar el mundo que se habita. La práctica de sentarse a meditar no es un fin en si sino un proceso de cambiar la manera en la que funciona nuestra mente – con repersusiones en todos los aspectos de la vida.



En la imaginación popular la meditación sale algo mejor parada que la hipnosis – aunque no se retrata con mucho más acierto– principalmente por las asociaciones con la “gestión del stress” y serenidad que adquirió a través de la moda de la “meditación trascendental” de hace unos años (de hecho unas décadas). La figura del “empresario-inteligente- ecologista-y-más-efectivo-todavía-que-los-del-modelo-antiguo” surgió por los años setenta y ha encontrado expresión en muchos lugares del planeta. Desde Silicon Valley hasta las escuelas de negocios pasando por una buena parte de los despachos de brokers y traders por no decir nada de las películas y las series televisivas podemos encontrar fácilmente ejemplos de meditadores confesos.
Pero cada proceso por si solo tiene mucha utilidad – la hipnosis para hacer uso activo y creativo de las capacidades perceptivas y organizativas del hemisferio no dominante y la meditación para cambiar la manera en la que funciona nuestra mente. Esto es en la práctica individual – la autohipnosis y la meditación como práctica diaria. Pero también está la comprensión que proporciona. Si aprendes a esquiar inevitablemente aprenderás algo sobre la nieve y las montañas, algo sobre la interacción con diferentes condiciones meteorológicas, si aprendes a cocinar, inevtiablemente aprendes algo sobre los diferentes tipos de ingredientes, diferentes fuentes de calor y frío, diferentes medios para calentar y enfriar, puntos de transformación de un estado en otro.
Ocurre lo mismo con la práctica de hipnosis y meditación. Al aprenderlas, sobre todo al aprenderlas modelándolas, aprendes mucho sobre los procesos de creatividad, organización, concentración, aprendizaje y comprensión. La propia práctica de la gestión y dirección se hace más rica, más flexible, más comprensible y, al fin y al cabo, más fácil.


La integración de la hipnosis y la meditación


Al leer la descripción del curso, algo que llamará la atención a muchas personas es la descripción siguiente “a full, holistic integration of meditation and hypnosis for effective mind management” o - quizá más torpe - en castellano “ una integración plena y completa de la hipnosis y la meditación para la gestión efectiva de la mente”.


¿Qué quiere decir?



Quiere decir, entre otras cosas, que no se trata meramente de conectar los dos procesos sino que se aplica uno al otro. Se medita sobre la hipnosis, se hace exploración inconsciente de todo lo que es y se puede hacer con la meditación. Esto no es solo gestión de la mente sino la mentalidad de gestionar, gestionar y desarrollar significado.


El hecho de que sea una integración plena y holística quiere decir que se entenderá que los dos procesos son aspectos del mismo sistema, cómo lo son y por qué.


Las Aplicaciones incluyen:



La autogestión
Desarrollar las habilidades propias y ajenas
Planificación
Gestionar la emociones (y lo que a veces se llama “inteligencia emocional”)
Creatividad
Innovación
y, por supuesto, la relajación y gestión del stress


Pero, sobre todo una manera de comprender más lo que es ser humano y facilitar a diario el auto-desarrollo autónomo y libre.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.