Herramientas "Lean", Pensamiento "Lean" y "Cabeza-Herramientas"

Esta semana terminé de leer el libro sobre su trabajo en el sector público de un consultor algo iconoclasta pero muy claro en su pensamiento. El señor en cuestión es John Seddon, el “Tory rojo” y el libro es “Systems Thinking in the Public Sector” (Pensamiento en Sistemas en el Sector Público – no digo “pensamiento sistémico” porque lo que él hace no es lo que yo llamaría "pensamiento sistémico" sino "pensar en sistemas" pero esa distinción es para otro momento).


El libro no tiene precio ni desperdicio para los que pueden superar lo suficiente su indignación con la falta sistemática de provisión adecuada de servicios públicos para reirse de la fátua complaciencia de ciertos sectores de funcionarios “modernizados” e “informatizados” con el no va más en CRM y cosas por el estilo. O más que de la complaciencia de la absurdez de añadir más capas de inspección y control sobre lo que no está bien planteado de entrada.


Entre las cosas que más me gustaron estuvo su noción de “doing the wrong thing righter”. Es decir hacer “lo incorrecto - más correctamente” en vez, por supuesto, de hacer lo correcto.

Es un concepto que da mucho, pero que mucho, juego. Y es que “hacer lo que es incorrecto más correctamente” se confunde con progreso e incluso desarrollo en algunos sectores.

Otra es la expresión “tool-head”, expresión intraducible por la cantidad de matices que incluye. Claro que "toolhead" significa "cabezal" de alguna herramienta pero hay más... Baste decir que “tool” significa “herramienta” pero también “órgano sexual masculino” y también “imbécil”, por otra parte “head” significa “cabeza” pero también “adicto a” u “obsesionado con”. De modo que las posibilidades son amplias...

Habla Seddon – con cierta ironía e impacto – de la expropiación, o apropiación según se vea, de las ideas de W. Edwards Deming y de Taiichi Ohno por parte de los proponentes de lo “lean” en el sector de servicios. Yuxtaponiendo una aproximación de pensamiento “en sistemas” con el pensamiento “mando y control”, argumenta – de modo bastante convincente que los “tool heads” (los que han creado y intentan aplicar las herramientas del “lean manufacturing” especialmente en el sector servicios) no solo no entienden la perspectiva de pensamiento de Taiichi Ohno (que no era de aplicar herramientas desde luego) sino que hacen mucho más difícil el cambio revolucionario que es posible aplicando la filosofía de Ohno y su TPS al sector de servicios.

Una de los beneficios más signifcativos de la metodología DBM aplicada a la empresa es precisamente las habilidades que propociona para poder empezar con la realidad de la situación de cualquier organización y crear las propias herramientas más adecuadas para mejorar cualquier sistema.

2 comentarios

Vero dijo...

Me encanta lo de hacer lo incorrecto de manera más correcta. Lo conecto con la acreditación en EFQM de mi empresa en la que ahora se creen que por hacerlo en formato calidad ya está bien hecho. No encontraba la manera de decir lo que pensaba pero esta expresión me ayudará mañana en la reunión de equipo.
Gracias!!!

Tim Ingarfield dijo...

Hola Vero
Gracias por tu comentario. Me alegor que te encanta lo de hacer lo incorrecto más correctamente. Es algo ya clásico tanto en las organzaciones y en las personas y, claro, encubre mucho desperdicio. Lo triste de la EFQM (y, si me apuras la normativo ISO 9000 por ejemplo) es que desvian muy buenas intenciones por derroteros irrelevantes con planteamientos muy plausibles. Pero acaban siendo imposiciones tipo "mando y control" ("lo que se debería hacer") en vez de exploraciones y desarrollo ("¿qué perseguimos aquí? ¿cómo podemos realmente hacerlo mejor desde el punto de vista del cliente/ usuario?")

¡¡¡De nada!!!

Con la tecnología de Blogger.